domingo, 27 de mayo de 2012

lunes, 21 de mayo de 2012

Preámbulo a las instrucciones para "comprar un reloj"


Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el reloj, 



Ella quería sorprenderlo, tomo
el tren, tomo el subte, merodeo  la 9 de Julio y llego.
bien supo al entrar, que otra vez caería en las redes de vandalismo urbano,
detrás de la vitrina se exhibían modelos galácticos, se ofusco, aun no sabía que SU cupón se alejaba aún más allá de esos  planetas contadores del tiempo, 
Enfrento al hombre,  le explico porque estaba ahí, con naturalidad el dejo ver una manta, la abrió y como si fuera necesario le enseño con el dedo las opciones que existían, el reloj era despampanante, grosero, tosco, ella no supo salir de la encrucijada, trago ácido y cerro los ojos, 
opto por el marrón, como si ello hiciera que su culpa rebotara y se hiciera nada
Al salir telefoneo a su madre, martirizándose  adjetivo la dimensión de lo que ya en su cartera habitaba, esta no le creyó, supuso que era otra vez el peregrinaje de la confusión que la acorralaba a diario, aconsejo que "no haga un mundo de una pavada", "que tan grande no debiera ser",  
pero aun no sospechaba que  en ese acto, nada era pequeñez.


video

jueves, 17 de mayo de 2012

Lo tortuoso ya diagramaba el índice,




El auto se estaciono de culata, la decena de presentes lucían el desencanto de un embrollo sin anudar, solo quedaba poner el punto al final a la pagina,

Las manijas se traslucían en la intemperie, no hubo sorteo sino zigzagueo, el tomo la ultima oreja del vagón, como si desde ahí, pudiera demorar el despiste, quienes se anteponían demoraban la marcha, el no tuvo más que quedarse ahí, quieto,
la fatalidad llego en el devenir de la puerta del auto cerrándose sobre su cabeza , la suspensión dramática hizo resonar el TRAC, los presenten no hicieron más que mirar, automáticamente la puerta volvió al lugar donde jamás debiera de haber salido, 
su cara de rigurosa pena, ahora mostraba un hilo de dolor. 
Pero se debía hacer lo que se hace, y así se hizo.

Después de los ornamentos uno se quedo
el otro, que se iba, frotaba la ranura en su techo

(dicen que en la butaca trasera, alguien renació entre sus mocos y sonrió)



lunes, 14 de mayo de 2012

Farfo


Aducido por el desenfreno de una alabanza que de seguro escuchara, propone en limpio desparpajo “ser el”,
carga el casette y pulsa PLAY. Ya bambolea su pelvis de adelnate hacia atras, de adelante hacia atrás, las puntillas solo sotén y el Uau! que de seguro vivaran,
el esta ahí, parado frente al espejo, aprieta el REW y todo vuelve a empezar, sabe que no puede fallar,
El día llega, sus sienes estallan, pero sabe que no fallara,  el muñeco articulado que se agita allá, no es más que el mástil de su proeza, ahí esta, erguido, la cuerina lo confia, sabe que no fallara.
La profesora propone cambio de planes, su sueño se hace entuerto y ya esta aceptando negar, pero la señora aposta su culo en el piano y comienza a tocar, Farfo se rinde sin  entregar, 
en el ultimo postigo de su sueño anima su pelvis que se demora en escapar, ya la cuerina no lo protege, esta solo, y se encandila al fallar.

Farfo se hace nudo en la silla, recuerda el instante infausto y hace patinar los ojos hacia atrás,
si tuviera que colorear de nuevo esa foto, la pintaría igual, 




jueves, 10 de mayo de 2012

La poquita


al compás camina hacia el altar,
el ropaje tararea entre el suelo que es cielo o no sabe, pero camina,
sobre la tarima esta EL y el,
pasan los primeros infantes, que como autómatas consuman la exigencia, “el cuerpo de cristo, AMEN” los segundos no improvisan, calcan el movimiento.
Pero ahí viene ella, “la poquita” que ya se topa con el,  
pero “el”  la sorprende y se escapa del contexto,
le indica  que bese, ¿bese que?, ¡no lo explica!
entonces ella, en disyuntiva, lo besa, lo besa  a “el”,
sin mas se va, 
pero “el”, el del suelo, le pide que regrese, y le explica que el beso no era para “el”, era para la cruz, la cruz que colgaba por fuera de su pecho,
humillada “la poquita” obedece.



SOLAPA parte I
otra poquita, que era mas, no por menos, sino por superficie 
desempolvo los blancos, 
y llevo al altar, viva prueba de la magdalena,  

lunes, 7 de mayo de 2012

“la paz es la felicidad en el acto de la digestión”



La viejecita se aposta al margen del pasillo, mientras, el joven “blanco” se desmadra enfocando el siguiente extremo,
ella toma coraje, diagrama su cofia y sentencia
-          Dr., usted bien podría ser mi nieto
(se estanca)
el joven la enfoca y alza sus cejas,
ella toma coraje y arremete
-          Dr. Usted tiene marrón el pantalón,
el se enreda y  devora la escalera,
ahora, sobre el peldaño afirma
-          Perla, es Coca cola.


domingo, 6 de mayo de 2012

Mi mantel manchado

¡pulcritud para mi codo hereje!
¡que vuelva en si!
¡que tome la forma de mi uniforme! 
otra vez.